La dura denuncia del padre de una chica de 14 años que se suicidó: «Instagram ayudó a matar a mi hija»

A Ian Russell se le quiebra la voz. Es el padre de Molly, una chica inglesa de 14 años que se suicidó en 2017.

«Molly era la pequeña de tres hermanas. Tenía 14 años y era una adolescente normal. Era entusiasta. Esa noche acabó los deberes y preparó la mochila para ir a la escuela. Cuando nos despertamos a la mañana siguiente, estaba muerta».

«Es muy triste. En solo un instante te das cuenta de que tu vida nunca volverá a ser igual«, explica el padre de Molly.

«Molly dejó notas. Tenemos suerte de tener notas suyas después de que muriera, porque intentó explicarnos cómo se sentía», cuenta.

Algunas de las notas decían: ‘Soy el problema de la vida de todos. Los quiero a todos. Sean fuertes. Estoy orgullosa de ustedes

Tras su muerte, la familia de Molly indagó en sus cuentas de las redes sociales que seguía, y encontró contenido sobre la depresión y las autolesiones.

«No tengo ninguna duda de que Instagram ayudó a matar a mi hija», asegura Russell ahora.

El padre explica que decidieron investigar las redes sociales en las que Molly tenía cuenta.

«Me acuerdo de encontrar un dibujo con una leyenda: ‘Este mundo es muy cruel, ya no quiero verlo más'», explica Russell.

«Había cuentas de gente que estaba deprimida, que se autolesionaba o que se planteaba el suicidio. Molly había accedido a muchos contenidos parecidos», añade.

El padre de Molly afirma que una parte de los materiales eran positivos, de grupos de personas que intentaban ayudarse entre ellas, mantener una actitud positiva y dejar de autolesionarse.

Pero explica: «Otra parte del contenido es estremecedor, anima a autolesionarse y relaciona las autolesiones con el suicidio».

Buscamos en  Instagram el contenido que aparecía con el «hashtag» (etiqueta) de «selfharm» (autolesión, en inglés) y encontró imágenes muy explícitas de los usuarios. Ademas el contenido con la etiqueta de «depression» (depresión) conduce a material lúgubre, como vídeos sobre suicidios.

«Las publicaciones de estas cuentas suelen ser de un tono muy gris. Son fatalistas, no dejan lugar a la esperanza. Es como decir: únete al grupo. Tú estás deprimido, yo también, somos muchos», explica el padre de Russell.

«No nos podíamos imaginar que este tipo de contenido pudiera estar en una plataforma como Instagram. Y todavía está ahí, es muy fácil de encontrar, no está escondido. Está disponible», añade el madre de Molly

La respuesta de Instagram

No permitimos contenido que promueva o idealice los trastornos alimenticios, las autolesiones o el suicidio. Eliminamos el contenido de este tipo«, afirman en la nota.

Ese fue el comunicado emitido por la red social Instagram.

Instagram sí cuenta con una herramienta que advierte sobre ciertos términos de búsqueda y ofrece ayuda.

Pero los usuarios pueden, simplemente, rechazar la ayuda y seguir navegando.

Estimado lector cuéntanos, ¿Cual es tu opinión respecto a las redes sociales y este tipo de contenido ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *